ALUSIONES A LA DELIMITACIÓN DE LOS ESPACIOS MARÍTIMOS DE CANARIAS EN EL DEBATE DE LA TOTALIDAD DE LA REFORMA DEL ESTATUTO DE AUTONOMÍA DE CANARIAS

(Congreso de los Diputados, 6 de febrero de 2007)

(Por orden de intervención)

José Miguel González, portavoz de CC en el Parlamento de Canarias

Señores diputados, no creo que tengan duda alguna sobre cuál es la idea que como nacionalistas tenemos de Canarias en esta España plurinacional, rica y variada, pero, en aras del consenso, nuestra propuesta define a Canarias como archipiélago atlántico, una nacionalidad cuya autonomía viene reconocida en el artículo 2 de la Constitución. Puede parecer una obviedad geográfica decir que somos un archipiélago, pero me remito al María Moliner. Seguro que se van a sorprender: Un archipiélago es una porción de mar poblada de islas. No creo que nadie dude de la existencia geográfica del archipiélago canario, pero hasta la fecha eso no se ha reconocido en lo político. El ámbito territorial de Canarias tiene que incluir -así lo proponemos- las siete islas mayores, así como el resto de los territorios insulares y el mar que las conecta, y, como es obvio, todas las competencias de soberanía española en áreas circundantes solo pueden existir en el ámbito territorial canario sin perjuicio de la distribución competencial para ejercitarlas. Queremos enfatizar el carácter atlántico de nuestro archipiélago, cercano a la costa de África, avanzadilla de Europa hacia el sur, centro logístico y de cooperación internacional, para el que el derecho primario europeo, el artículo 299.2 del Tratado de la Unión, establece condiciones que modulan la aplicación de las políticas comunitarias como contrapartida a su carácter de ultraperificidad derivada de limitaciones estructurales ¿No les parece razonable, señorías, que pidamos un trato similar al Estado español, que es el que nos da ya Europa en su conjunto? Ese es el propósito del artículo 2 de nuestra propuesta.

Juan Carlos Alemán, portavoz del PSC en el Parlamento de Canarias

Canarias no viene hoy aquí a plantear nada que no le dé su propia situación geográfica: la frontera más al sur de Europa; la España más próxima al África atlántica; un archipiélago cuyos habitantes pueden ver la isla de enfrente y sus casas, pero cuyas islas están separadas por aguas internacionales entre ellas.
 
María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno

La insularidad y la ultraperiferia son aspectos propios de Canarias que van a exigir de esta Cámara un esfuerzo para encontrar el justo punto de equilibrio entre la diversidad y la igualdad. La igualdad, en esa dimensión dinámica que la une a la solidaridad, exige que seamos capaces de dotar a la Comunidad Autónoma canaria de los instrumentos jurídicos y financieros necesarios para ahuyentar cualquier atisbo de perjuicio derivado de su geografía.

Joan Tarda i Coma, portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados

Saludamos la asunción de mayores singularidades por parte del Estado español en cuanto a Canarias. La misma denominación de archipiélago, el reconocimiento de la condición ultraperiférica de su país.

Paulino Rivero, portavoz de CC en el Congreso de los Diputados

Por lo que respecta al reconocimiento de las singularidades canarias, ¿es razonable que en nuestro Archipiélago tengamos aguas internacionales entre las islas, que a partir de las doce millas en Canarias -por ejemplo, entre Tenerife y Gran Canaria- estemos en aguas internacionales? ¿Es que no somos una comunidad autónoma? ¿Somos un archipiélago o somos islas aisladas? El mar forma parte de la comunidad autónoma y lo que se está planteando en el Estatuto de Autonomía es la delimitación del mar canario. ¿Es tan complicado que el mar que queda encerrado entre las líneas de base recta que recogen los puntos más salientes entre las islas sea el mar canario? ¡Qué cosa más compleja! Qué difícil y qué oposición frontal hemos tenido siempre de los gobiernos aquí, dependiendo del signo político que tuviera. Cuando gobernaba el Partido Socialista hasta el año 1995 el Partido Socialista se oponía al reconocimiento del mar canario y nos apoyaba el Partido Popular. Mientras gobernó el Partido Popular nos apoyaba el Partido Socialista y se oponía el Partido Popular. Hoy gobierna el Partido Socialista y esperamos que haya llegado el momento de la madurez. Ya hemos pasado por las dos situaciones y ahora deben entender unos y otros que el mar que está entre las islas es el mar español, el mar de Canarias; no puede ser de otra manera. Que a partir de ahí está el mar territorial y la zona económica especial, no se puede discutir. ¿Cómo vamos a discutir eso? Sobre todo porque hemos hecho un esfuerzo muy importante -y lo sabe el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, que espero que sea sensible a este planteamiento--, hemos trabajado mucho con los servicios jurídicos del Ministerio de Asuntos Exteriores y hay informes de personajes de una categoría en el conocimiento del derecho del mar como el señor Lacleta, que nos han dado las pautas de cómo podemos definir el mar canario sin ningún tipo de problema. Espero que estemos en ese momento y que no haya objeciones a un asunto que esperamos que no tenga ningún tipo de impedimento. Porque, señorías, Canarias no son siete realidades políticas distintas. Somos un solo pueblo, el pueblo canario, que se asienta sobre siete u ocho islas, porque son ocho las que están pobladas, contando la Graciosa. El mar es el elemento que nos separa, pero también es el hilo conductor, el elemento que nos une. Por lo tanto, en estos momentos no podemos discutir la definición del mar de Canarias ya que es además una definición perfectamente encajable y respetuosa con el derecho internacional del mar. Otros territorios ultraperiféricos, como Azores, han delimitado sus aguas sin ningún tipo de problema, con los mismos planteamientos que se están haciendo en estos momentos desde Canarias.
 
Francisco Rodríguez Sánchez, portavoz del BNG en el Congreso

Ustedes hacen muy bien en definir, en primer lugar, el ámbito territorial, porque acabamos comprendiendo también, de la lectura del propio texto y especialmente de su artículo 3, que efectivamente el Archipiélago con sus islas y su mar está muy necesitado de una definición que tenga consecuencias políticas. Efectivamente, no es solamente la tierra, es el mar territorial, la zona económica exclusiva y también, cómo no, el espacio aéreo.

Diego López Garrido, portavoz del PSOE en el Congreso

Quiero destacar un caso concreto de esta importante ampliación de competencias que es el tema de las aguas de Canarias. Hay una cuestión importante a debatir sobre las competencias de la Comunidad Autónoma canaria en las llamadas aguas, no las interiores, sino las aguas interinsulares. Creemos que es posible compatibilizar el derecho internacional y el derecho constitucional con la posibilidad para Canarias de ejercer competencias en las llamadas aguas interinsulares. Es posible hacerlo y tenemos que lograrlo en el trámite parlamentario, respetando el derecho internacional y el derecho constitucional estatal. En ese sentido, es muy de asumir y de entender esa pretensión de la comunidad canaria de poder ejercer competencias tan importantes como, por ejemplo, la ordenación de la actividad económica regional o el sector público de Canarias, o la ordenación del sector pesquero, o la pesca en aguas interiores, marisqueo y acuicultura, o la protección del medio ambiente, o los espacios naturales protegidos. Es entendible que Canarias quiera ejercer esas competencias en aguas interiores, porque, si no, la discriminación entre las islas que tienen una orografía redonda con las que no la tienen es enorme. En unos casos hay muchas aguas interiores en unas islas y se pueden ejercer competencias, pero en otros no hay ninguna. Por tanto, es importante tener en cuenta este asunto. Nosotros lo asumimos. Creemos que es posible avanzar siempre con respeto al derecho internacional y a la Constitución española. Esta es seguramente una de las labores más importantes que tienen que hacer las Cortes Generales cuando un estatuto de autonomía nos plantea un debate así. Este es el lugar adecuado para hacerlo.

 

Volver